14 marzo 2009

La mala literatura, buen testimonio


Dice Chesterton, siempre breve y brillante, que "una buena novela nos dice la verdad sobre su protagonista, pero una mala novela nos dice la verdad sobre su autor", y más aún, "sobre sus lectores". Donde el polemista inglés habla de mala literatura, poned hoy "telebasura" y quizá su provocación os parezca todavía más convicente...


GILBERT KEITH CHESTERTON

En cierto sentido, al menos, es más valioso leer mala literatura que buena literatura. La buena literatura puede hablarnos de la mente de un hombre, pero la mala literatura puede hablarnos de la mentede muchos hombres. Una buena novela nos dice la verdad sobre su protagonista, pero una mala novela nos dice la verdad sobre su autor. Y hace mucho más que eso: nos dice la verdad sobre sus lectores; y curiosamente nos dice tanto más de todo eso cuanto más cínico e inmoral sea el motivo de su manufactura.

Cuanto más deshonesto es un libro en cuanto libro, más honesto es como documento público. Una novela sincera pone de manifiesto la simplicidad de un hombre particular; una novela insincera pone de de manifesto la simplicidad de la humanidad. Las decisiones pedantes y los reajustes definibles del hombre pueden encontrarse en los pergaminos, los libros, de estatutos y las escrituras; pero los supuestos básicos y las inagotables energías del hombre se encuentran en los tebeos horrendos y las revistillas de a diez céntimos.

Es así que en nuestros días un hombre, como muchos hombres de verdadera cultura, de la buena literatura no pueden aprender nada salvo a apreciar la buena literatura. En cambio de la mala literatura pueden aprender a gobernar imperios y examinar el mapa de la humanidad.

GILBERT KEITH CHESTERTON, 'HEREJES' (1905)


1 comentario:

bel dijo...

te he otorgado un premio!
pásate por mi blog!
1mua!